ENFERMEDADES PROFESIONALES AGRÍCOLAS

La imagen del trabajo agrícola es la de una actividad saludable, lejos de las ciudades congestionadas y contaminadas, que ofrece la oportunidad de respirar aire puro y realizar ejercicio.

Sin embargo, el trabajo agrícola se asocia a una serie de problemas de salud. Los trabajadores agrícolas corren un mayor riesgo de sufrir ciertos tipos de cánceres, enfermedades respiratorias, cardiovasculares y accidentes.

En España, representando el 6 % de la fuerza de trabajo, son víctimas del 8 % de todos los accidentes profesionales mortales.

Algunas de las características específicas del trabajo agrario son las siguientes:

  • La mayoría de las tareas se desarrollan al aire libre, exponiendo a los trabajadores a condiciones climáticas adversas (trabajo con frío y/o calor extremo) que, además, hacen muy difícil controlar la seguridad y salud en el trabajo.
  • El empleo de productos químicos y biológicos.
  • El contacto con animales y plantas que expone a los trabajadores a mordiscos, envenenamientos, infecciones, enfermedades parasitarias, alergias, toxicidad y otros problemas de salud.
  • El tipo de posturas del trabajo y la duración de las tareas a realizar.
  • La naturaleza estacional del trabajo y la urgencia de ciertas tareas en períodos específicos provocando situaciones de estrés con sus consiguientes problemas asociados.
  • Una gran variedad de las actividades las lleva a cabo una misma persona, cambiando frecuentemente de tipo de trabajo.
  • Se da una aplicación inadecuada de las técnicas de seguridad y salud, si se compara con el mayor rigor de dichas medidas en la industria.

Estas características agrícolas conlleva la aparición de diferentes y variados riesgos como pueden ser:

  •  Riesgos físicos asociados al clima, el terreno, los incendios y la maquinaria.
  • Riesgos químicos asociados a los plaguicidas, fertilizantes y combustibles.
  • Riesgos biológicos que incluyen la exposición a polvo (orgánico e inorgánico), y también contacto con plantas, animales e insectos.
  • Riesgos ergonómicos y psicosociales, como la manipulación manual de cargas, posturas forzadas, movimientos repetidos, y una organización de trabajo con una gran variedad de peligros para la salud, en particular las muchas horas de trabajo.

Según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en el año 2012 el número total de accidentes registrado en el sector agrario fue de un 6,2 % sobre el total de accidentes. En cuanto a la distribución de los accidentes mortales corresponde al sector agrario el 13,3% de accidentes mortales totales.

Analizando los índices de incidencia por sectores, es decir, relacionando el número de accidentes con el número de trabajadores expuestos al riesgo para cada sector de actividad, en cuanto al sector agrario, con 2.405,1 accidentes por cada cien mil trabajadores, se reduce su índice de incidencia un 7,8 por ciento respecto a 2011.

En cuanto al índice de incidencia de accidentes mortales, el único sector que registra un empeoramiento de este índice es el sector agrario, con un dato de 5,7, que supone un ascenso del 3,7 % respecto al año anterior.

Imagen

 

Autor: Álvaro Álvarez García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s