FILTROS INSTALACIONES RIEGO

El filtro es uno de los elementos más importantes de un sistema de riego, sobre todo si se trabaja con aguas reutilizadas, ya que su finalidad es proteger a todos los elementos del sistema de riego de posibles obstrucciones.

La elección entre filtro de malla o anillas dependerá de la calidad del agua y el tipo de emisor de riego.

El método de filtrado por anillas incorpora en su interior anillas para realizar la función de filtrado. Estas anillas son colocadas en un cilindro o cartucho e insertadas en el interior del filtro, colocadas todas en la misma orientación y compactadas, de manera que crea un entrelazado con una luz de paso determinada por el cruce donde el agua con las partículas en suspensión pasa a través de ellas quedando así retenidas dichas partículas, obteniendo así la filtración deseada.

Los filtros de malla constan de una carcasa generalmente metálica, de forma cilíndrica que aloja en su interior al elemento filtrante. El elemento filtrante está conformado por un soporte perforado metálico o plástico recubierto por una malla. En algunos casos el elemento filtrante es doble, empleándose como soporte dos cilindros concéntricos. La malla puede ser de nylon pero preferentemente se usa de acero inoxidable.

Los filtros de malla se utilizan principalmente para filtrar aguas con contaminantes inorgánicos como arenas de distintas clases y moderadas cantidades de contaminantes orgánicos. Se utilizan en los sistemas de riego localizado como filtros secundarios:

  • Después de los filtros de arena que retienen gran cantidad de materias orgánicas en caso de aguas superficiales
  • Después de un hidrociclón que retiene las partículas más pesadas que el agua cuando el agua es subterránea.
  • Solamente se utilizarán como filtros únicos en caso de aguas muy limpias.
  • Se ubicarán con posterioridad a la inyección de fertilizantes para impedir que pasen al sistema impurezas y fertilizante no disuelto.
  • El tamaño del orificio de malla debe ser de 1/10 del tamaño del mínimo paso del agua para goteo y del orden de 1/5 para microaspersores. Ello es debido a que una vez que las partículas hallan pasado la malla, se puedan aglutinar y puedan obstruir el emisor.

Tanto en los filtros de anillas como en los de malla podemos encontrar dos tipos:

  • Filtros automáticos. La limpieza de los mismos se realiza normalmente por diferencia de presiones de manera automática
  • Filtros manuales. Para su limpieza se debe desmontar el filtro y limpiarlo manualmente.

Imagen

La elección de equipos manuales ó automáticos depende de factores muy diversos:

  • Cuando la cantidad de materia en suspensión del agua a filtrar es tal que se requiere limpiar el filtro antes de terminar un turno de riego se aconseja la instalación de un sistema automático.
  • En sistemas de riego con grandes caudales donde se requiere instalar un gran número de filtros y la limpieza manual se hace muy laboriosa es recomendable la instalación de filtros automáticos.
  • La inversión inicial es un factor a tenerse en cuenta ya que los equipos automáticos tienen un valor superior a los manuales.
  • Para grandes instalaciones de riego la filtración con lavado automático es la mejor opción.

 Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s