FERTILIZACIÓN EN AGRICULTURA ECOLÓGICA

La agricultura ecológica también llamada agricultura orgánica o biológica está basada en la utilización óptima de los recursos naturales sin emplear productos químicos de síntesis, ni organismos genéticamente modificados ni para abono ni para combatir plagas,  logrando así obtener alimentos orgánicos a la vez que se conserva la fertilidad de la tierra y se respeta el medio ambiente.

 Objetivos de la Agricultura ecológica

  • Conseguir alimentos saludables
  • Obtener alimentos de mayor calidad nutritiva
  • Que los alimentos obtenidos no contengan productos químicos
  • Que se obtengan alimentos de forma sostenida

Con la fertilización ecológica se pretende cubrir el déficit entre entradas y salidas de nutrientes en el suelo para mantener o incrementar la fertilidad presente y futura del mismo, no malgastar recursos no renovables ni energía y no introducir tóxicos o contaminantes en el agrosistema. Para esto se deben tomar las siguientes medidas:

  • Aporte de materia orgánica mediante estiércol de ganado, compost, incorporación de restos vegetales, cubiertas naturales…
  • Rotaciones y/o asociaciones de cultivo adecuadas.
  • Cubiertas vegetales y uso de abonos verdes.
  • Manejo del suelo y aplicación de fertilizantes ecológicos.

Bases para una fertilización ecológica

  • Incorporación al suelo de todos los residuos orgánicos vegetales o animales.
  • Utilización de leguminosas como cultivo principal, como abono verde o asociadas con otras plantas, para favorecer la fijación de nitrógeno atmosférico.
  • Evitar al máximo la pérdida de los nutrientes por lavado del suelo mediante la incorporación de materiales orgánicos formadores de humus, la aplicación de minerales de solubilización o liberación lenta, el cultivo de abonos verdes y la siembra de leguminosas.
  • Mantenimiento del suelo cubierto de vegetación el mayor tiempo posible mediante cultivos intercalados o cubiertas vegetales para favorecer la fijación del máximo de energía solar en forma de biomasa vegetal.

Balance de nutrientes

Es importante confirmar que las salidas de nutrientes se compensan con las entradas, es decir, con las aportaciones realizadas. Se deben tener en cuenta las condiciones de crecimiento de la planta, especie, variedad, marco de plantación, radiación solar, temperatura, humedad, características del suelo, sistema de riego, dosis y tipo de fertilización, así como la forma de aplicación de los fertilizantes.

  • Si la cantidad de nutrientes extraídos por las cosechas es mayor que los nutrientes aplicados a los cultivos, el suelo se empobrecerá y posteriormente repercutirá en las cosechas.
  • Si la cantidad de nutrientes aplicados al suelo es mayor que los nutrientes utilizados por la cosecha ocurrirá una acumulación, fijación o una pérdida de los mismos en el suelo.

Fertilizantes ecológicos disponibles

Los fertilizantes ecológicos se pueden clasificar en tres grupos:

  • Abonos para enriquecer el suelo en humus: estiércol, compost, residuos de cosechas…Estos son ricos en carbono y pobres en nitrógeno.
  • Abonos para suministrar nitrógeno a las plantas: desechos de mataderos, guano, purín, gallinaza…
  • Abonos verdes, cultivos de cobertera.

Imagen

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s